Salida con el fotógrafo Pau López

Una muy buena manera de aprender y mejorar es, a mi humilde opinión, irte de safari fotográfico con otro fotógrafo. Es muy fácil hacer una foto e impresionar a alguien que no esté  metido en el mundo de la fotografía, así como yo flipo con los muebles de Ikea –y que si me oye mi amigo carpintero me dirá de todo- porque no tengo ni idea de maderas.

Y salir con Pau es un torbellino de experiencias nuevas. Enfoques. Encuadres. Y descubrir cosas de mi cámara que yo, durante dos años, desconocía que existían. También mola mazo porque por lo menos te vas con alguien que no acaba hasta la coronilla de ti y tus “oooh, miraaa, un aaarbol! “porque cuando salen esos momentos, el aprovecha para hacer una foto a una planta. O a algo invisible que el sí ha visto y yo no me he enterado.

Así que, a parte de nuestra ya tradicional salida de cada 31 de diciembre (para acabar bien el año) de vez en cuando –cuando coinciden nuestras agendas- paramos un momento y quedamos para unas fotos, unas risas y aprovechamos para arreglar el mundo e idear montañas de proyectos que seguramente no prosperaran pero que si nos inquietaran. Y quizás algún día tiremos adelante algo hablado hace tiempo.

De él he aprendido muchas cosas que desconozco, pero cuando miro mis fotos antes y después de nuestras quedadas, hay una diferencia abismal. Algo mejora en mí y, espero, algo mejore en él (tengo la esperanza de no seguir siendo esa mala influencia que mis profesores de colegio decían que era).

A parte de la AppMama , es la otra excusa para levantarme temprano. Volviendo al post anterior, le comenté a Pau que se instalara la AppColega , así que la próxima vez que AppMama se dispare, le haré saltar a él la AppColega (también le hice instalar esa aplicación a otro fotógrafo vecino, Uri Batista, a la espera de que salte la mía y active la alarma de “Niebla sobre el Lago de Banyoles”).

Bromas aparte, Pau es el único que ha conseguido sacarme una foto buena de mí, que he aprovechado al máximo poniéndomela de perfil en todas las redes (Facebook , twitter, Instagram, Linkedin, Blog, Web…). Sé que soy un poco difícil; básicamente soy el típico repelente al que no le gustan las fotos! pero con Pau, que transmite una tranquilidad infinita, consigo quedarme quieto en mi lado bueno durante unos segundos. Segundos que él aprovecha para hacerme fotones. ☺ 

Who is Harold Abellan

Harold Abellan, Barcelona 1982 Fotógrafo social de bodas y eventos

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

BACK